Star Wars: antes y después


Star Wars ha sido un fenómeno que ha revelado más sobre lo poco o mucho con lo que se conforma cada generación o cada público.

Seiscientas personas twittearon que amaron Rogue One mientras otras seiscientas la odiaron. Hoy, otras seiscientas odiaron o amaron The Rise of Skywalker. Que si era un final digno, que si era una porquería. El porcentaje más bajo de esas personas tenía algún argumento relacionado con la estructura de las historias, la cinematografía, la narrativa, la edición o las actuaciones.

Lo cierto es que, analizando fríamente toda la saga (sí, sacudiéndonos el fanatismo), podemos afirmar que ninguna película de Star Wars es particularmente genial. Que no estamos viendo cine de arte, que los diálogos no pretenden ser tan complejos y sofisticados como en las películas de Star Trek. Que más bien, cumplen la intención más elemental del cine (y muchas veces la que más olvidamos), trasladarnos a su universo para olvidarnos del nuestro por un rato.

Star Wars ha sido un fenómeno que ha revelado más sobre lo poco o mucho con lo que se conforma cada generación o cada público. Rogue One fue un fenómeno interesante. Intensamente apoyado por los fans, la película que tuvo más problemas de toda la franquicia fue la que más gustó. 

Gareth Edwards tenía una idea muy clara de Rogue One pero los productores no estuvieron de acuerdo y la filmación se alargó porque muchas escenas se volvieron a filmar. Al final, perdió su ritmo, sus personajes terminaron siendo opacos y la atmósfera general de la película no se percibía. Ningún personaje fue particularmente desarrollado (algo similar pasó en los episodios 1, 2 y 3) y ninguno enamoró especialmente al público. Edwards al final no tuvo la habilidad para entregar un producto maduro ¿entonces por qué le defendió tanto la gente?

Es más probable que el público actual de Star Wars se identifique con dos personajes sin mucha esencia que se sacrifican al final. Hay un acto heróico en Rogue One y no lo hacen dos personajes icónicos, lo hacen personas como tú o como yo, que en una situación compleja en plena guerra deben tomar una decisión y salvar lo que se pueda.

No sería la primera vez que Disney apele a crear personajes que estén estratégicamente dirigidos a generaciones que en su propio contexto se sienten igual.

La verdadera discusión alrededor de Star Wars ha estado determinado en el contexto de la verborrea masiva en las redes sociales. Cuanto más expectativa se crea, más memes salen y más calurosas son las discusiones, nos sentimos más defraudados. El factor sorpresa del cine antes de que lo discutiéramos o lo topáramos a fuerza 24/7/365 se ha acabado.

Pero no hay que dejar de lado algo importante. Las opinión del público y la del crítico estan separadas por la formación e información que se tiene al ver la película.

Para mi The Rise of Skywalker tiene escenas que parecieran inspiradas en una obra de Alighieri.

[Spoiler Alert a partir de aquí]

La batalla final está dividida en tres niveles (por si no lo notaste). En el infierno está Rey, luchando por finalizar una dinastía de hombres enfermos de poder, en el limbo está desarrollándose la batalla y, cuando llegan los rebeldes (o todos los pueblos de la galaxia), se ve el cielo azul.

Independientemente de que la connotación no fuera religiosa. La paleta de color y los eventos en cada nivel dejan ver la idea claramente, al menos en un uso del color para enfatizar la intención de cada escena. Se puede decir que hay trabajo en ello. El infierno de Palpatine es muy Alien. Es oscuro, peligroso y está lleno de seres que viven en un ambiente biomecánico. Lleno de demonios creados en probetas.

¿Es la mejor película de la saga? No lo creo. Ni siquiera creo que exista una mejor película… pero en definitiva tiene una intención mayor y tiene un compromiso más grande encima: cerrar una historia.

La pregunta es ¿qué quería ver la gente? ¿qué esperábamos?

Para mi fue un final apropiado. Fue más interesante ver que en estas últimas entregas tuvimos un personaje como Kylo Ren que revela alguien realmente peligroso. El tipo inseguro y resentido lleno de poder. El hecho de que Rey por primera vez demostrara un poder mucho mayor (y ciertamente incontrolable) al de todos los Jedi y los sacrificios, que ya se hicieron costumbre con la partida de ciertos personajes. Si comparamos estas últimas entregas con las primeras películas, de facto tenemos personajes menos incompletos que para el standard de la saga, es ya pedir mucho.

Star Wars en cine llegó a su fin y quizá lo que habría que entender es que The Rise of Skywalker aunque no es la más terrible, tampoco es grandiosa (aún cuando amé la pelea encima de las tempestuosas olas), quizá porque nunca ha habido una Star Wars grandiosa y al parecer así siempre le ha gustado a sus fans.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top